Warning: file_get_contents(http://martpauline.com/content/8-politica-de-cookies): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 503 temporarily overloaded in /home/martpaulin/public_html/blog/wp-content/themes/mpl/header.php on line 18
Juegos tradicionales de nuestra infancia – Blog

La infancia es una época que marca el desarrollo futuro de nuestros pequeños, y el juego tiene un papel fundamental en este proceso. Jugar les ayuda a potenciar su imaginación, desarrollar sus habilidades sociales y, por encima de todo, a ser niños y tener felicidad.

Pero, los juegos tradicionales infantiles han cambiado mucho con los años, ¿verdad? Las nuevas tecnologías han supuesto un giro enorme en los hábitos de nuestros hijos, aunque hay juegos tradicionales infantiles que nunca pasarán de moda y que siguen enamorando a los peques. ¡Son eternos! Hacemos un repaso por los más clásicos. ¿A cuántos de ellos has jugado de pequeña?

 

  • Escondite

Todos nos hemos perdido alguna vez o jugando a escondernos, de lo bien que hemos logrado ocultarnos. El parque, la calle donde vivíamos, los columpios, el patio del colegio, nuestra casa… Todo lugar era bueno para jugar al escondite con los amigos. Este juego tiene un punto de emoción y misterio que les encanta a todos los niños. Y si juegan con adultos, ¡mucho más! Es uno de los mejores momentos para reforzar tus lazos afectivos con ellos.

 

  • Canicas

Esas bolitas redondas, cada una con su diseño y sus colores… ¡Eran preciosas! De niños, todos las hemos coleccionado como tesoros. Esta diversión enseña a los niños a colaborar en equipo, a desarrollar la destreza y sus habilidades motoras. Hay que tener mucha puntería para ser un auténtico campeón de las canicas. ¿Quién no recuerda las partidas eternas en la calle o en el pasillo de su casa?

canicas de colores

 

  • Piedra, papel o tijera

Cuando había una disputa en el grupo de amigos, siempre se solucionaba de la misma forma. El juego del piedra, papel o tijeras resolvía cualquier discusión de la forma más civilizada posible. Las reglas son claras y nadie puede saltárselas: la piedra vence a la tijera rompiéndola; la tijera vence al papel cortándolo; y el papel vence a la piedra envolviéndola. Hace falta mucha intuición para prever lo que va a sacar tu compañero. ¡Es súper divertido!

 

  • La Rayuela

¡Ten cuidado de no pisar el cuadro donde ha caído la piedra! Equilibrio, fuerza y destreza máxima es lo que requiere este pasatiempo. Nos bastaba una tiza para dibujar en la acera o en la carretera nuestra rayuela, con los números del 1 al 10, y retarnos para ver quién llegaba primero al final. Y, por qué no confesarlo, de mayores también lo hemos intentado más de una vez. ¡Pero no nos sale tan bien!

 

  • La comba

No hay mejor ejercicio físico para nuestros pequeños que este juego de la comba. Y es que se necesita mucha resistencia y mucho sentido del ritmo para salir victorioso. La intensidad va subiendo con el ritmo de la canción, y si la cosa se complica con una doble cuerda… ¡Hay que ser todo un atleta! De pequeñas nos hemos pasado horas y horas jugando, e incluso coleccionábamos combas de todos los colores y tamaños. Todo un clásico de los juegos infantiles.

 

  • Veo, veo

¿Qué ves? Una cosita… ¿Qué cosita es? A todos nos encantaba pasar los ratos muertos tratando de adivinar los que estaba viendo tu compañero. Es un juego que hoy en día sigue muy vigente y que a nuestros pequeños les divierte mucho. Es muy útil para desarrollar el lenguaje y la semántica.

 

  • La gallinita ciega

Este pasatiempo se juega en grupo, un mínimo de cuatro niños, y sólo hace falta un pañuelo para que comience la diversión. La gallina ciega tiene que pillar a los demás con los ojos vendados. A falta de la vista, ¡hay que agudizar los otros sentidos! Es un juego muy entretenido y con el que los pequeños pueden socializar.

dibujo de ninos jugando a la gallina ciega

 

  • El Pañuelo

Hay que ser muy rápido y ágil para atreverte a jugar al Pañuelo. De pequeñas, este juego era todo un reto y nos lo pasábamos en grande retándonos con nuestros amigos. Pueden jugar tanto niños como niñas, y es buena forma de que hagan ejercicio físico.

 

Estos son algunos de los juegos de nuestra infancia que más nos han marcado. Pero hay muchos más. ‘Un, dos, tres, pollito inglés’, las carreras de sacos, las sillas musicales… ¿Cuál era tu preferido? ¿Juagas con tus hijos a alguno de estos pasatiempos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *